Desde el pasado lunes 8 de enero y hasta el próximo viernes 9 de febrero, los más de 12.000 alumnos de 139 escuelas de todo el país que participan del Programa Educativo de Verano del Consejo de Educación Inicial y Primaria reciben un menú diseñado especialmente para este período estival. Este menú, elaborado por el equipo de nutricionistas del Programa de Alimentación Escolar, busca que con el desayuno y almuerzo que se le proporciona a los escolares se consiga un aporte nutricional adecuado para, por un lado, complementar la alimentación que los niños reciben en su hogar, y por otro, favorezca a la formación de hábitos alimentarios saludables en los niños, ya que una alimentación variada y equilibrada es beneficiosa para la salud, el crecimiento y el desarrollo.

PRENSA PRIMARIA

El Programa de Alimentación Escolar (PAE) del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), con el que se brinda diariamente alimentación, durante el ciclo lectivo, a más de 248.000 alumnos de todo el país, no sólo desarrolla y planifica sus líneas estratégicas pensando en la salud de los niños ofreciendo un menú variado y equilibrado, sino que también analiza y reflexiona cómo la alimentación se relaciona con la adquisición de conocimientos, ya que mediante el aporte adecuado de un menú nutricional –como el menú escolar– se favorece la capacidad de aprendizaje de los niños, mejorando el nivel de atención en el aula y por lo tanto su rendimiento escolar.

Por esto, durante el Programa Educativo de Verano (PEV) 2018, el equipo de nutricionistas del PAE también trabajó para que los más más de 12.000 alumnos de 139 escuelas de todo el país que participan de la propuesta tengan un menú adecuado tanto por las actividades que realizan como por la época del año en que estamos. Este menú –que en todos los casos incluye desayuno y almuerzo, y en algunos departamentos también merienda–, de hecho, promueve hábitos alimenticios saludables y contribuye en la prevención del sobrepeso y la obesidad, la hipertensión arterial, así como también en el abatimiento de las enfermedades crónicas no trasmisibles vinculadas a los mismos.

Para ser más precisos, un nutricionista del PAE de cada jurisdicción departamental –es decir, 23 técnicos del programa– más cinco del departamento de Montevideo –totalizando 28– diseñaron un menú estival cuyo objetivo es, por un lado, proporcionar un aporte nutricional adecuado y que complemente la alimentación que reciben en sus hogares, y por otro, favorecer a la formación de hábitos saludables en las comidas, dado que esto benéfica su salud, el crecimiento y el desarrollo.

En suma, en el marco de la 28ª edición del PEV, cuya propuesta lúdica y pedagógica en la que los niños disfrutan de campamentos, actividades acuáticas y paseos, el PAE hace su aporte desde la perspectiva nutricional, ya que el clima distendido de las vacaciones, con ambientes de juego, diversión, entretenimiento y creatividad al aire libre, permite incorporar hábitos saludables en las comidas, sabiendo que cada alimento nos aporta la energía necesaria para seguir creciendo y disfrutando de un verano educativo… ¡y saludable!