El Mundial de Fútbol 2018 es, para el Consejo de Educación Inicial y Primaria, una instancia que además de la sociabilización entre niños y adultos y el hecho de ver los partidos en los que juega la selección uruguaya en las escuelas, sirve para trabajar en diversas actividades con las que los alumnos aprenden muchas cosas de otros países. En este marco, autoridades de Primaria, de la Administración Nacional de Educación Pública y del gobierno del departamento de Canelones se reunieron en la localidad de Piedras de Afilar para ver con un grupo de alumnos de escuelas rurales el encuentro entre Uruguay y Arabia Saudita.

PRENSA PRIMARIA

La empatía que genera la selección mayor de fútbol en todos los uruguayos ha generado una pasión y fiebre celeste que en este Mundial de Fútbol 2018 que se celebra en Rusia es aprovechada por todos, como es el caso de la educación, que encuentra en esta fiesta deportiva internacional un recurso más que atractivo para generar actividades no sólo lúdicas sino también de aprendizaje.

Para afianzar estas estrategias y estar presente junto a los alumnos y maestros, sobre todo en las jornadas que juega el equipo celeste, el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) visita distintas escuelas y vive junto a los niños y adultos los partidos de la selección, como por ejemplo lo hicieron en el encuentro contra Arabia Saudita, cuando fueron hasta el departamento de Canelones, más precisamente a la localidad de Piedras de Afilar, para ver el partido con alumnos de diversas escuelas rurales de la zona, acompañados por el presidente del Consejo Directivo Central (CODICEN) de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), Wilson Netto, y el intendente de Canelones, Yamandú Orsi.

Según la directora general del CEIP, Irupé Buzzetti, “ver un partido con alumnos de distintas escuelas rurales es como un sueño y se disfruta mucho, porque además vemos cómo estos niños tienen en estos jugadores de la selección a referentes, y en este sentido, podemos sentirnos orgullosos de decir que muchos de ellos pasaron por la escuela pública, sin hablar de lo que significa que su director técnico haya sido maestro”.

Según Buzzetti, el fútbol transmite muchos valores: de solidaridad, de trabajo en equipo y de respeto, entre muchos otros, por lo que es una satisfacción ver que los niños hoy puedan estar viendo esto como guía para crecer en humildad, tranquildad y trabajo.

En suma, gracias a esto y los maestros pueden explorar el mundo de las Matemáticas a través de un álbum de figuritas, o bien puede trabajar en Geografía con el conocimiento de la historia de los otros países, sus idiomas, su cantidad de habitantes, su cultura y hacer, entre otras cosas, un trabajo relacionado a Educación Artística con los colores de las banderas. Es decir, la educación puede sacarle provecho al Mundial y generar sentido de pertenencia y respeto, así como también trabajar, especialmente, todo lo relacionado a tolerancia, respeto y convivencia.

Así que con el Mundial como excusa los niños aprenden y los adultos disfrutan de ver a los niños crecer y aprendiendo.