“Juegos en la playa” es una iniciativa en el marco del proyecto "Jugando aprendemos" llevado adelante por el equipo de Educación Física del CEIP. Bajo esta propuesta, niños y docentes buscan en conjunto apropiarse de los espacios públicos de la ciudad y disfrutar la naturaleza desde diferentes propuestas lúdicas.

Cerca de 300 niños bajaron de sus ómnibus en la bajada de la Rambla y 18 de Diciembre, muy temprano a la mañana. La jornada de “Juegos en la Playa” del pasado 30 de abril fue organizado por los docentes del programa de Educación Física del CEIP, en este caso de la jurisdicción Montevideo Centro. En está ocasión participaron las escuelas 33, 45, 89, 94, 102, 151, 178, todos niños y niñas de tercer y cuarto año.

“‘Jugando aprendemos’ es un proyecto de encuentros interescolares que trabaja desde las escuelas el concepto de aulas expandidas”, explicó Ana Ponce de León, inspectora coordinadora del Programa de Educación Física del CEIP.

Desde 2010 desarrollan esta propuesta que incluye una planificación muy rigurosa para todo el año, con diferentes instancias y espacios diferenciados entre los distintos niveles: los juegos en la playa están pensados para los terceros y cuartos años, mientras que los quintos y sextos visitan la pista de atletismo. Para los alumnos de primero, segundo y educación inicial la propuesta se centra sobre todo en los juegos en la naturaleza y eligen el jardín botánico con el fin de iniciarse en la orientación en el espacio.

“Consideramos estas instancias al aire libre como parte del proceso de enseñanza y de aprendizaje con los niños”, resumió Ponce de León.

Apropiarse de la ciudad

En particular, la iniciativa “Juegos en la Playa” persigue entre sus objetivos generar un espacio de encuentro e intercambio entre niños y docentes, promoviendo la apropiación de los espacios públicos. “Los objetivos de estas instancias es generar un espacio de encuentro donde los niños se puedan apropiar de la ciudad”, coincidió Yeyssi Barboza, directora coordinadora del programa Educación Física para la zona centro de Montevideo.

Además, brindar una propuesta donde las actividades en la naturaleza logren desarrollarse desde diferentes propuestas lúdicas: fútbol en la playa, cinchadas con la cuerda, lanzamiento de disco, construcciones en la arena (en el caso de “Juegos en la Playa” la consigna para los niños es formar los animales de los libros de matemática y lengua que reciben en la escuela). “Algunos de ellos ni siquiera conocen la playa y este es un momento para que tomen contacto con el mar”, sostuvo la docente.

Por su parte Carlos López, también coordinador del programa de Educación Física del CEIP, explicó que estas instancias sirven justamente para “entender el lugar que ocupa el niño en el espacio y su conocimiento corporal, además del cuidado del medio ambiente, la fauna, la flora y otros conceptos como la alimentación saludable”. “La evaluación de estos encuentros de aula expandida es más que positiva: la diversión no solo es apariencia, es aprendizaje y proceso cognitivo”, concluyó.

“Vine a compartir con la escuela y a divertirme”, dijo Laia, alumna de tercer año de la escuela 94 de Barrio Sur, luego de terminar su escultura en la arena y jugar a las cinchadas. También recuerda lo estudiado en el aula sobre medio ambiente: “El año pasado trabajamos sobre cómo cuidar las playas de los plásticos y residuos”. Está vez le toca aplicarlo en el territorio, rodeada de sus compañeros que están por terminar la merienda en plena arena de Malvín.