La evaluación con el INDI continúa creciendo y proporciona resultados para la atención y educación de la primera infancia. Una vez más organismos estatales (CODICEN, CEIP, MSP) apoyados por la academia (Facultad de Psicología-UdelaR) se unen en un esfuerzo único en la historia de la educación inicial en nuestro país.

Los resultados de la primera evaluación con el Inventario del Desarrollo Infantil INDI (instrumento de tamizaje de desarrollo de uso en contexto educativo) en 2019 han sido muy positivos. En primer lugar, existió un alto nivel de adhesión por parte de los maestros, siendo evaluada más del 94 por ciento de la población que asiste a los centros de educación inicial pública del país. La evaluación para Nivel 3 años se incorporó con mucho éxito, estando hoy en óptimas condiciones para estimar las normas de referencia nacional. Esto se debe al esfuerzo y compromiso de los actores educativos en los distintos niveles, así como al desarrollo intersectorial de la evaluación con alta participación del CODICEN, el CEIP y la UDELAR a través de la Facultad de Psicología. La generación de líneas de atención hacia los niños y niñas a partir de los resultados posibilita acompañar su desarrollo en el ámbito familiar y educativo con intervenciones pertinentes y oportunas.

En Nivel 4 y 5 años, la evaluación ha presentado muy buena consistencia en su funcionamiento, mostrando tendencias similares a las de 2018. De las evaluaciones que se disponen datos suficientes (92 por ciento de la matrícula) podemos afirmar que: el 81 por ciento de los niños (n = 58.206) muestra un desarrollo esperado, el 16 por ciento (n = 11.302) presenta indicadores, en por lo menos dos áreas, que los ubican en zona de monitoreo del desarrollo (a nivel educativo y familiar) y el 3 por ciento (n = 1.878) presenta indicadores de riesgo elevado en dos o más dimensiones del desarrollo, en base a las áreas exploradas por el INDI. Para este último subgrupo de niños se recomienda, como medida preventiva, la realización de una evaluación más pormenorizada.

La ruta acordada para este 3 por ciento de niños involucra la articulación y el monitoreo mediante canales de comunicación intersectorial entre ANEP y MSP, establecidos de acuerdo al trabajo de la Comisión intersectorial de seguimiento al INDI (que funciona en la órbita de UNAI - CODICEN). Se ha establecido que esta comunicación se realice a través de referentes institucionales que han sido designados en el CEIP, en MSP y en los prestadores de salud, a fin de promover el flujo de la información entre el sistema educativo y el sanitario.

Los próximos pasos a seguir en la evaluación para este año implican avanzar en el sistema de reportes para Nivel 3 y un monitoreo del progreso del desarrollo de cada niño entre la primer y segunda evaluación con INDI, según los patrones de la población uruguaya.

Está iniciativa enteramente nacional constituye un hito en la historia de la educación inicial en nuestro país. Organismos estatales (CODICEN, CEIP-ANEP, MSP) apoyados por la academia (Facultad de Psicología - UdelaR) se unen en un enorme esfuerzo interinstitucional e intersectorial para mejorar y fortalecer la atención y educación de niños y niñas del primer nivel de la educación formal.

La experiencia ha despertado el interés de organizaciones internacionales y diversos países de América Latina y el Caribe. Se destacan las oportunidades de innovación en la toma de decisiones y en el diseño de políticas públicas para la primera infancia a partir de la generación de conocimiento sobre las características del desarrollo de las niñas y niños uruguayos.

A medida que el proceso se va consolidando se vislumbran los impactos positivos en las prácticas y acciones de prevención e intervención dirigidas a brindar igualdad de oportunidades a los niños y niñas de educación inicial con el propósito de garantizar el despliegue de su máximo potencial en el nivel de ingreso a la educación formal, una etapa de alta significación para la vida de las personas.