Este miércoles 14 de agosto se realizó la actividad “Un día en al agua” para celebrar el día del niño en la plaza de Deportes Nº 11 del Cerro. Cerca de 800 niños y niñas disfrutaron de una jornada de piscina y gimnasio que sirve de excusa para desarrollar hábitos como aprender a nadar y encontrarse con los otros.

En el marco de un programa de actividades deportivas coordinado en conjunto entre la Secretaría Nacional del Deporte y el CEIP (Jurisdicción Oeste), el 14 de agosto la Plaza de Deportes N° 11 del Cerro sirvió de escenario para el fortalecimiento de la integración entre los alumnos de escuelas especiales y escuelas comunes de todo el barrio. En concreto, la Plaza de Deportes del Cerro abrió su gimnasio y su piscina climatizada para la realización de actividades deportivas y acuáticas.

La Asesoría Técnica de Educación Física del CEIP viene desarrollando un fuerte trabajo en cuanto a educación inclusiva desde hace años. El plan consiste en universalizar las actividades acuáticas en la enseñanza pública primaria, es decir, que todos los niños que pasan por las escuelas públicas tengan la oportunidad de dominar el medio acuático.

De la jornada del miércoles 14 de agosto participaron 456 niños por la mañana y otros 340 en la jornada vespertina, una instancia de encuentro que incluyó a más de 40 escuelas especiales y comunes de la zona oeste. Han pasado por la plaza Nº11 del Cerro unos 5 mil niños pertenecientes a 78 escuelas de esa zona de Montevideo, es decir, cerca del 70 por ciento de la jurisdicción Montevideo Oeste. Durante el año 2018, un total de 15 mil niños han participado de actividades acuáticas en todo el país, provenientes de 333 escuelas.

Habilidades para la vida

Durante la conferencia de prensa realizada en la plaza Nº11, Rosa Morales, inspectora departamental de Montevideo -jurisdicción Oeste-, destacó la “necesidad de educar y desarrollar habilidades para la vida”. Agradeció la oportunidad de usar las instalaciones y pensar juntos la calidad de los aprendizajes. “Las imágenes de este lugar hablan por sí solas”, sostuvo la inspectora sobre la plaza de deportes desbordada de niños y docentes.

“Ver a los niños disfrutar de otro medio que no sea el terrestre, habla por sí solo”, coincidió a su turno, Marta Machado, inspectora Marta Machado, asesora del área de Educación Física del CEIP y también agradeció a los responsables de la plaza de deportes que encargan día a día de mantener la dinámica del lugar y abrir las puertas de las instalaciones, “una infraestructura con la que Primaria no cuenta. Sin ella no podríamos cumplir con nuestro contenido programático y que los niños puedan aprender a nadar”.

Andrea Pesce, Coordinadora del Área de Deporte y Educación de la Secretaría Nacional del Deporte, destacó que este tipo de actividades hoy “es una realidad y el producto de trabajo coordinado, que nos sigue desafiando a trabajar juntos, complementándonos para darle lo mejor a los escolares de todo el país”. “Este es un trabajo de coordinación interinstitucional nunca antes visto”, sumó por su parte Fernando Cáceres, Secretario Nacional de Deporte. Y agregó que “lo que hemos construido es un espacio de confianza, con los trabajadores y en territorio”.

“No estamos en la Torre Ejecutiva hablando sobre lo que hay que hacer y lo que deberían ser las actividades acuáticas, sino que estamos acá, en el territorio”, sostuvo el consejero del CEIP , Pablo Caggiani. El consejero destacó la importancia de que los niños aprendan a nadar y a flotar en el agua, un tema de salud pública en un contexto donde los ahogamientos son una de las causas de mortalidad más frecuentes entre los niños.

“El acceso a las actividades acuáticas históricamente han sido un privilegio de pocos, hoy es una política pública y un derecho para todos los niños y niñas. Y lo podemos ver hoy en el territorio”, concluyó Caggiani.