Imprimir

El 3° Congreso Nacional de Niñas y Niños por una Educación Inclusiva se realizó en Rivera este jueves 3 de octubre. Allí se reunieron 250 alumnos de 82 escuelas de todo el país pertenecientes a la Red de Escuelas y Jardines Inclusivos Mandela, además de otros 250 docentes y familiares. Fueron los propios alumnos los que tomaron la palabra y presentaron sus propuestas acerca de cómo sus escuelas y sus comunidades pueden ser más inclusivas.

“No hay inclusión sin participación” fue el lema de este 3° Congreso Nacional de Niñas y Niños por una Educación Inclusiva, el pasado jueves 3 de octubre en la ciudad de Rivera. Este espacio de participación e intercambio reunió este año a 250 niños y niñas de 82 escuelas de todo el país, pertenecientes a la Red de Escuelas y Jardines Inclusivos Mandela. Participaron además unos 250 adultos entre docentes y familiares, los que cotidianamente construyen un proyecto de escuela para todos.

Se trata de la tercera edición de un encuentro organizado por el CEIP (a través la Red Mandela), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Instituto Interamericano sobre Discapacidad y Desarrollo Inclusivo (iiDi). La instancia buscó que fueran los propios alumnos de estos centros educativos los que tomaran la palabra y presentaran sus propuestas acerca de cómo sus escuelas y sus comunidades pueden aplicar distintas estrategias para ser más inclusivas.
Durante el encuentro, los estudiantes trabajaron en modalidad de talleres en los que cada escuela planteó un “proyecto inclusivo”. Allí se trataron temas como el derecho a vivir en comunidad u otros más concretos como los medios de comunicación accesibles, al mismo tiempo que se abordaron pautas de convivencia, acuerdos y estrategias para construir centros educativos más inclusivos. Lo resultante de los talleres se expuso en plenarios, es decir, una puesta en común con ayuda de los adultos (padres, maestros y profesores de educación física y artística).

El congreso del jueves 3 de octubre estuvo precedido de un campamento (llamado “Campa-Congreso”) el día 2 de octubre, también en la ciudad de Rivera.

Una escuela para todos y todas

Las Escuelas Comunes del CEIP desde hace años incluyen alumnos con diversas situaciones de discapacidad en sus centros y llevan adelante un trabajo que -del mismo modo que se realiza en Educación Especial-, se concentra básicamente en adaptar y desarrollar estrategias que posibiliten los mejores resultados en todos sus alumnos. Pero, durante mucho tiempo esta forma de inclusión no estaba institucionalizada, hasta que finalmente en el año 2014 se creó la Red Mandela, cuyo objetivo es potenciar el desarrollo de todos los niños para que, independientemente de sus condiciones personales, sociales o de discapacidad, aprendan juntos y tengan las mismas oportunidades.

Según lo resume el documento 10 Claves educativas en el siglo XXI presentado por el CEIP este año, “El desarrollo de escuelas que acojan a todos los niños de su comunidad, incluidos aquellos que tienen algún tipo de discapacidad, requiere una transformación importante en la propuesta pedagógica y el funcionamiento actual de las escuelas, para atender la diversidad de necesidades educativas de su alumnado”. Justamente para impulsar este tipo de escuelas inclusivas, es que se ha desarrollado la llamada Red Mandela, que en 2019 alcanza a más de 16.000 alumnos de todo el país.

“Estamos deslumbrados por el trabajo que hizo la inspección departamental de Rivera, los maestros, las escuelas y todos los que se movilizaron para hacer este encuentro increíble. Creo que estamos en un muy buen camino, pero hay que reconocer el esfuerzo de cada uno de ustedes hoy acá”, destacó el consejero Héctor Florit, desde las instalaciones de La Chacra en Rivera.

“Estamos llegando a la esencia de la escuela pública uruguaya”, sostuvo Florit y amplió: “creo que este encuentro es lo más esencial de lo que es la escuela vareliana; los que comparten el banco escolar sabiéndose usuarios de un mismo derecho, aprenden a sentirse iguales y construyen hacia el futuro una sociedad democrática de ciudadanos iguales de iguales. Y esto se está construyendo hoy acá”.

Por último, Florit agregó: “No es la igualdad como invisibilidad de la diversidad, sino la igualdad sustantiva que se construye atendiendo las diversidades y las singularidades. Esto es efectivamente hacer un país justo, un país democrático, un país entre todos”. 


Campamento previo

Congreso