Imprimir

Este martes 22 de octubre se realizó la premiación del "Concurso de Proyectos de Convivencia en los Centros Educativos" del Programa Pelota al Medio a la Esperanza, un programa coordinado entre el Ministerio del Interior, el CEIP y Secundaria. El Teatro Solís recibió a los premiados, entre ellos escuelas y liceos de Casavalle, Puntas de Manga, Paso Molino, La Cruz de Carrasco y Delta del Tigre del departamento de San José.

Los escolares y liceales premiados en el "Concurso de Proyectos de Convivencia en los Centros Educativos" del Programa Pelota al Medio recibieron su reconocimiento este martes en la sala Zabala Muniz del Teatro Solís. De esa forma, podrán llevar adelante los proyectos que presentaron, basados en los problemas que que diagnosticaron en cada una de sus comunidades.

Cada propuesta recibió 50.000 pesos y correspondió a los proyectos de las escuelas N° 326 y  N° 350 de Casavalle, también los liceos  N° 71, 33 y 48 de Montevideo, así como al liceo de Delta del Tigre (departamento de San José). En su mayoría, los proyectos pretenden incorporar mejoras en equipamientos de audio y video, o llevar adelante actividades artísticas, mejorar las infraestructuras edilicias, ampliar terrenos de juego y acercar a vecinos y padres de los alumnos con actividades para los centros y los barrios.

El evento del Teatro Solís contó con la presencia de la comunicadora Blanca Rodríguez, quien fue la presentadora y moderadora en la presentación de los proyectos por parte de docentes y alumnos. La jornada cerró con un espectáculo artístico a cargo del grupo de percusión Latasónica. 

Construcción de convicencia

Durante el 2019, el programa Pelota al Medio a la Esperanza alcanzó a 4.500 escolares y 1.500 liceales, y aumentó de 20 a 38 los centros educativos. Pelota al Medio a la Esperanza es un programa promovido por el Ministerio del Interior (MI) - coordinado con el Consejo de Educación Inicial y Primaria y Consejo de Educación Secundaria- que trabaja en la construcción de convivencia, utilizando el deporte como herramienta convocante para niños y adolescentes, enfocando los recursos en el desarrollo de actividades que apuntan primordialmente a promover conductas que colaboren con mejorar la convivencia, según lo define el propio MI.

Se busca promover la convivencia y la integración, y dar oportunidades de participación a los niños, a través de propuestas sociales, deportivas y educativas que se desarrollan en el entorno de sus instituciones educativas.