Este sábado 9 de noviembre en la UTU del Buceo se entregarán los certificados de la tercera cohorte del curso de formación docente en Educación Inclusiva, cuyo objetivo es promover la inclusión educativa de los niños y adolescentes con discapacidad. En la misma jornada se presentará el libro “Educación Inclusiva un camino a recorrer”.

Les invitamos a participar de la presentación del libro “Educación Inclusiva un camino a recorrer” y la entrega de certificados de la tercera cohorte del curso Educación Inclusiva. Ambos eventos tendrán lugar este sábado 9 de noviembre, a las 9 horas, en el Instituto Técnico Superior (UTU) Buceo, en Avenida Rivera 3729 esquina Tomás de Tezanos.

El curso de formación docente en educación inclusiva comenzó en mayo de este año. Esta capacitación en alianza entre CEIP, Unicef y Flacso inició en el 2019 su tercer cohorte con el objetivo de promover la plena inclusión educativa de los niños y adolescentes con discapacidad a través de una propuesta de formación académica basada en los nuevos paradigmas de la educación inclusiva.

En este 2019 participaron del curso aproximadamente 240 docentes, entre ellos maestros y maestros directores de las escuelas de la red Mandela, además de maestros de apoyo y apoyo itinerante de las escuelas de educación especial que integran la red. También participarán del curso docentes de UTU y Consejo de Educación Secundaria (CES).

Este año las tutorías estuvieron a cargo de Flacso y la novedad fue que los docentes ya formados en los cohortes anteriores fueron los encargados de acompañar en la práctica territorial a los nuevos cursantes.

De acuerdo con los datos del último Censo de Población realizado en 2011, 5.6 por ciento de los niños y adolescentes (0 a 17 años de edad) tiene en algún grado una o más discapacidades (auditiva, física, intelectual y visual). De acuerdo a esa estimación, existen hoy en el país 49 mil niñas, niños y adolescentes con discapacidad. 

El principio fundamental de la educación inclusiva es que todos los niños, niñas y adolescentes tengan igual oportunidad de aprender juntos, lo que significa que las instituciones educativas deben ser aptas para reconocer y responder a las diferentes necesidades incluyendo a los tradicionalmente excluidos. En este sentido, este tipo de instancias de formación permiten la formación de una red de docentes promotores de educación inclusiva y a la vez estimula la producción, sistematización e intercambio de prácticas de educación inclusiva en las escuelas, liceos y escuelas técnico profesionales de todo el país.