Imprimir

A través del colectivo Chaka Hanan -un equipo capacitado en educación, psicología, ludopedagogía, técnicas recreativas, magisterio y música, entre otras áreas-, el CEIP lleva adelante en la Laguna Negra (Rocha) una rica propuesta de verano educativo destinada a niños, jóvenes y adultos. Una experiencia de convivencia en formato de campamento.

El entorno de la Laguna Negra y sus instalaciones, así como el programa presentado por el equipo técnico de Chaka Hanan, permiten que los acampantes puedan disfrutar una experiencia recreativa de tres días y dos noches en clave de juego y aventura.

De esta forma, del 29 al 31 de enero los niños, niñas y docentes de las escuelas N°10 de Cerro Largo y N°50 de Treinta y Tres participaron de un campamento en el marco del Programa Educativo de Verano (PEV) 2020. A pesar de la lluvia en el segundo día, se pudieron realizar un sin fin de actividades: caminata a la quebrada de Higuerones, fogón, una noche de "fiestorieta", talleres (pasta de alfarero, confianza y sensibilidad), juegos cooperativos, playa, juegos de búsqueda, presentaciones y otras actividades recreativo-educativas, bajo un eje transversal situado en una villa imaginaria "Villa Historieta". En ella se fueron desarrollando un sin fin de propuestas grupales, en donde distintos personajes de la Villa los invitaban a introducirse en diversas propuestas lúdicas.

Sin duda, un escenario ideal con propuestas que colaboraron en el desarrollo de la autonomía de los participantes, así como en lo vincular del grupo, en un clima disfrutable. Los acampantes se alojaron en cabañas y durante toda la estadía en esta sede tuvieron un régimen de comidas (desayuno, almuerzo, merienda y cena), incluyendo la cena para el viaje en el último día.
 
Por su parte, los días 27, 28 y 29 de enero le tocó el turno a las Escuelas N°9 de Tupambaé (Cerro Largo) y N°48 de Cerro Chato (Treinta y Tres). El entorno de la Laguna Negra fue nuevamente el escenario para que estos grupos de Cerro Largo y Treinta y Tres tuvieran su campamento educativo de verano. En esta ocasión, el equipo de Chaka Hanan los recibió con distintas propuestas de juego en pleno contacto con la naturaleza.

Dos personajes "Este" y "Oeste" fueron los responsables de llevar el hilo de la propuesta lúdica en la imaginaria "Villa Historieta". Desde la llegada al campamento, fueron abordados en los ómnibus por dichos personajes, con varias propuestas muy divertidas. Se hicieron actividades de playa en los tres días, caminata a la Quebrada de Higuerones al caer la tarde, fogón, y una velada en la última noche de campamento, junto a una variedad de propuesta lúdicas en donde se apostó a lo vincular y lo grupal en clave de juego.

Una experiencia de convivencia en formato de campamento, con un programa pensado en función de las características de los grupos, en un entorno natural único, fue el escenario para que los grupos sigan disfrutando del Verano Educativo.

Antes, las Escuelas N°9 de Tupambaé, N°8 de Fraile Muerto (Cerro Largo) y N°32 de Treinta y Tres inauguraron la temporada de campamentos de la organización Chaka Hanan. Se quedaron en la Laguna Negra durante los días 20, 21 y 22 de enero.

Niños, niñas y docentes participaron en distintas propuestas desarrolladas en los tres días de acampada, donde la participación y el encuentro -en clave de juego y aventura-, fueron las protagonistas. Nuevamente se aprovechó y disfrutó del entorno natural del campamento, concurrieron a la playa los tres días, también participaron de caminatas, fogón y distintas propuestas lúdicas junto a los técnicos del colectivo Chaka Hanan.
 
Campamento como clave educativa

Según lo define el documento elaborado por el CEIP “10 Claves educativas en el siglo XXI”, los campamentos y el Programa Educativo de Verano constituyen la líneas de acción quizás más novedosas y significativas como clave educativa de este siglo. Tradicionalmente la escuela inicial y primaria se consolidaba en un formato de cuatro horas en donde docentes y alumnos interactuaban en el edificio escolar; en la actualidad esta concepción ha sido irrumpida por otras ideas de hacer escuela, que implican repensar los tiempos y los espacios en donde se produce el hecho educativo.
A esta nueva concepción, se ha sumado la preocupación de brindar a los alumnos experiencias integrales a las que históricamente accedían sólo algunos grupos sociales que contaban con los recursos para hacerlo.

La posibilidad de que los alumnos de las escuelas públicas puedan asistir a experiencias de campamentos alude a distintas modalidades de acceso. En primer lugar: el dispositivo Campamentos Educativos de Codicen, que desde 2009 permite que niños y jóvenes del interior del país tengan la posibilidad de vivenciar experiencias diferentes a las que les brinda la vida cotidiana de los centros educativos a los que asisten. La segunda modalidad es la de campamentos autogestionados (por parte de cada escuela y se financia con una parte del presupuesto de salidas didácticas de cada Inspección Departamental), entre ellos Chaka Hanan. La tercera modalidad refiere a los campamentos del CEIP de Parque del Plata, Canelones (con capacidad para 128 acampantes) y el Campamento De las Sierras, en Lavalleja (con capacidad para 100 acampantes).