La Escuela Nº 350 de Casavalle es uno de las seiscientas instituciones educativas del CEIP que en medio de la emergencia sanitaria continúa ofreciendo servicio de alimentación y pensando en la propuesta pedagógica a distancia para sus niños y niñas. De esa forma surgió entre los docentes el cuaderno “A trabajar en casa” con actividades adaptadas a cada grado. Autoridades de la ANEP visitaron hoy Casavalle para acompañar la entrega de bandejas y materiales a los padres, también para reconocer el valor de nuestros docentes y auxiliares en este duro contexto nacional.

“La escuela la hacemos todos”, se lee en un cartel gigante en la fachada de la Escuela Nº 350 de Casavalle. Allí auxiliares, maestras y directora le hacen frente a la emergencia sanitaria y es una de las tantas escuelas que continúa comprometida con la causa de brindar el servicio de alimentación a los niños y niñas de un barrio que lo necesita. Cerca del mediodía los padres se acercan a la escuela para retirar las bandejas con alimentos y se llevan además una cartilla con tareas domiciliarias para los más pequeños de la casa.

Las Autoridades de la ANEP, entre ellas Wilson Netto -presidente del CODICEN-, Irupé Buzzetti -directora general del CEIP- y los consejeros de Primaria Héctor Florit y Pablo Caggiani recorrieron la escuela y acompañaron la entrega de viandas y materiales hoy miércoles 18 de marzo.

“El ánimo de los docentes está muy bien, estamos convencidos que entre todos salimos de ésta, cada uno aportando su granito de arena. En estas situaciones se ve el trabajo en equipo”, relató Paola Ponzoni, directora de la Escuela Nº 350 de Casavalle, que cuenta con un total de 24 docentes actualmente organizados en guardias de tres o cuatro personas. Y agregó: “consideramos que las medidas que se han tomado son muy oportunas y que la gente de a poquito ha tomado consciencia de la situación. Creemos que pasadas estas semanas cruciales, de ésta se sale con el apoyo del equipo y el trabajo entre todos. Si alguna compañera o compañero está medio ahí, lo levantamos entre todos”.

Los docentes de esta escuela se han adaptado a las circunstancias y se han cargado al hombro el enorme desafío de pensar en una propuesta pedagógica a distancia para no perder el contacto con sus alumnos. Por eso bajo el título de “A trabajar en casa” han preparado cartillas de actividades para que los niños y niñas trabajen en sus hogares mientras dure la suspensión de clases, con contenidos pensados de acuerdo a cada nivel y a lo planificado para el mes de marzo. “En este barrio hay niños muy carenciados que en este momento no cuentan con la ceibalita por diversas razones (roturas, entre otros) o no tienen internet en sus casas porque sus hogares son muy precarios y no les llega la señal de la escuela. Por eso decidimos armar los librillos y asegurarnos que todos puedan realizar actividades y practicar”, concluyó la directora.

En la primera línea

“Vinimos a ver cómo se entregaban las bandejas y en realidad lo que encontramos fue un colectivo que está preparando y alentando ese vínculo familia-escuela, que va más allá de asegurar la alimentación sino también los materiales didácticos que han preparado especialmente para cada grado”, sostuvo Irupé Buzzetti, directora general del CEIP, sobre el valor del trabajo de nuestros docentes y auxiliares en este momento de emergencia. Y agregó: “es muy conmovedor y ésto habla de que existen actores en todo el país -como el caso de los maestros y médicos- que tienen puesta la camiseta para que este momento triste se supere de la mejor manera”.

Por su parte Wilson Netto, presidente del CODICEN, también resaltó la tarea “muy importante de funcionarios y compañeros” para sobrellevar la emergencia. “Estamos hoy en una escuela pública que una vez más muestra su solidaridad no solamente brindando la alimentación que se requiere, sino también en un encuentro con las familias para brindarles información absolutamente relevante en estos momentos”, subrayó Netto.

De acuerdo a las recomendaciones del Ministerio de Salud Pública (MSP) y el Sistema Nacional de Emergencias (SINAE), la ANEP resolvió el pasado martes que sólo quedarían abiertas las escuelas que brinden servicio de alimentación (en el horario de 10 a 14 hs). En ese sentido, Netto agregó: “el proceso claramente continúa promoviendo al máximo que el grueso de actores de la administración pueda desarrollar sus tareas desde la casa, pero hay otras actividades presenciales que por el bien de la sociedad hoy se están llevando a cabo. Todo con mucha responsabilidad y profesionalismo de parte de auxiliares, maestros y directores en todo el país”.