Hemos recorrido diez años de gestión como consejeros del Consejo de Educación Inicial y Primaria.

Las reflexiones sobre la educación, las recorridas por todos los rincones de nuestro país y la escucha atenta forjaron una narrativa junto a todos los funcionarios docentes y no docentes, así como con las familias que se acercaron.

De esta misma manera escuchamos a la FUM-TEP, la ATD, empresas y fundaciones.

Integramos junto a Mirta Frondoy, a Darby Paz y Pablo Caggiani los consejos desde 2010.

Planificamos y llevamos adelante una educación integral, inclusiva, con fuerte énfasis en Educación Inicial -universalizando de hecho el nivel tres años-, mayor tiempo pedagógico, materiales para mejorar los logros en matemática y lengua, más profesionalización de los docentes en el Instituto de Formación en Servicio y evaluaciones desde Educación Inicial.

Lo realizado no hubiera sido posible sin el apoyo de nuestros equipos: Joel, Teresa, Amparo, Gabriela, Ramón, Vilna, Leonardo, Carolina, Lucía, Alondra, Mirta, Paola y Liber. Sin el compromiso de la Inspección Técnica, el colectivo de inspectores, los técnicos, profesores y maestros y no docentes de todas las escuelas que hacen la educación pública, orgullo de nuestro país.

Gracias por tanto compromiso, profesionalidad, buen diálogo y la capacidad de gestionar con humor cada día.

“Pero en cuanto educadores no nos queda más remedio que ser optimistas ¡ay! (…) Con verdadero pesimismo puede escribirse contra la educación, pero el optimismo es imprescindible para estudiarla… y para ejercerla. Los pesimistas pueden ser buenos domadores pero no buenos maestros” (Savater 1997).

 

 
Irupé Buzzetti   Héctor Florit