El Área de Educación Artística ha sido protagonista en este período de cuarentena de un interesante proceso creativo y colaborativo de intercambio entre docentes del área y también con docentes de otras disciplinas. En tiempos de virtualidad, las plataformas y las redes sociales se han constituido en un espacio de intercambio y de construcción metodológica.

Dentro del escenario de la virtualidad las escuelas de Educación Artística, (18 en Montevideo y departamentos del interior), centro integrados (Treinta y Tres, Flores y Canelones Oeste), el Centro Cultural Casa de Pérez (Montevideo) y los profesores de diferentes disciplinas de la Educación Artística en escuelas de diferente formato en todo el país, han participado de este proceso de trabajo a distancia.

Para ello han utilizado diferentes recursos como las aulas en plataforma CREA, aulas virtuales a través de la aplicación Zoom, canales de Youtube, blogs y Wix, también envíos de tareas a través de WhatsApp. Han priorizado el trabajo en duplas de docentes, las propuestas secuenciadas y las actividades dirigidas a los niños y sus familias presentadas a través de diferentes formatos: videos, audios, propuestas escritas, entre otros.

Se destacan los aportes de los docentes al aula CREA de la Inspección Nacional de Educación Artística que contiene diferentes materiales para los docentes de todo el país y es un espacio abierto a todos, independientemente del área en la que trabajan: maestros, profesores, directores, inspectores, estudiantes de profesorado, magisterio y otras disciplinas relacionadas a la educación artística y al arte en general.

Se ha constituido en un espacio muy interesante de intercambio y de construcción metodológica en el área. Allí se destacan las carpetas que contienen materiales para todas las disciplinas, la carpeta de nuevos aportes en la que se incluyen recursos que llegan durante la semana, los contenidos para primer ciclo, entre otros. También se destaca el “Proyecto Observatorio Biocultural: Paisaje de Cercanía” de la Inspección Nacional de Educación Artística a través del Equipo Educarte y del Equipo de Inspectores, en coordinación con el Departamento de Educación Rural a través de su Dirección y de los Maestros CAPDER.

La iniciativa pretende generar una aproximación a las comunidades rurales desde prácticas artísticas. Está dirigido a trabajar con los maestros rurales de todo el país desde lo propio de cada lugar, desde lo más auténtico de cada localidad rural en diferentes aspectos como los paisajes, fiestas, costumbres y manifestaciones artísticas.

El Equipo Educarte participa además de la preparación de contenidos artísticos para programas de televisión educativa y otras propuestas de extensión educativa.

2020 en números

Según los datos estadísticos de la Inspección Nacional de Educación Artística, este año el área cuenta con 755 docentes. Las escuelas de diferentes formatos con docentes de Educación Artística son 463, las escuelas de educación artística 18, los centros integrados 3, además de la Casa de Pérez.

En cuanto al total de alumnos atendidos, la cifra asciende a 117.100. Entre ellos, a las  escuelas de diferentes formatos asisten 106.500, en escuelas de Educación artística y Centros integrados 4.700, mientras que a la Casa de Pérez han asistido durante el año 5.900 niños y niñas. También deben sumarse los niños atendidos con propuestas artísticas en las colonias escolares del CEIP.

Desarrollo integral

Considerar el desarrollo integral del ser humano representa un desafío constante en la política educativa, según lo explica el documento del CEIP Memorias del quinquenio 2015-2019. La educación artística, desde la concepción de una educación integral, aporta a la dimensión expresiva y cultural del aprendizaje. El arte es un camino para la construcción de sentido y subjetividad. Tiene que ver con los rituales, los lugares, las creencias, los apegos, las ideas, las maneras de comprometerse y las esperanzas de una comunidad, contribuyendo a generar sentido de pertenencia.

El desarrollo de la percepción, la creatividad y de la capacidad crítica y reflexiva que constituyen la médula del conocimiento artístico son trabajados como conocimientos en sí mismos y a su vez relacionados con todas las otras áreas, potenciando el interés de los niños.

Educar en artes es dar forma y contenido a la propia realidad cada día. Es también una herramienta para acercar, y valorar críticamente otras culturas, narrativas y contextos. La competencia cultural y artística es un puente entre la escuela y el mundo exterior. Es diálogo intergeneracional, es construcción cultural compartida.